La libélula

publicado en: Piedra, Cuentos Despistados | 0

despistadolibelulacxcf

LA LIBÉLULA

La libélula movía sus alas con destreza. Atravesaba los estanques que se escondían entre lo frondosos árboles. La libélula mostraba su belleza a cualquier animal que se atravesara en su camino y deteniéndose presumía con una pose de elegancia difícil de describir. Aquella noche la libélula andaba afanosa pensando en qué color llevar para esta o aquella fiesta cuando notó que algo pegajoso y áspero la acariciaba suavemente. Se dejó llevar por aquel abrazo que parecía expresar que ella era la más bella del lugar. Poco a poco, notó como la envolvía. Parecía haber sido seducida y parecía hipnotizada. Ese fue su último abrazo y como por arte de magia desapareció.

Esa noche plácida, en la inmensidad del bosque se oyó:

“croac”

y más tarde: “Eeeeercgk” .

Buenas noches…

pero no para todos.

Ilustración: Paula Cabildo.

Texto de: Jose Paniagua

Dejar una opinión